Se encuentra usted aquí

Inicio

Presupuesto

Desestimadas las alegaciones del PARTIDO CASTELLANO (PCAS) al presupuesto municipal de Burgos, que se aprobará el viernes.

La Comisión de Hacienda desestima todas las alegaciones presentadas por el PARTIDO CASTELLANO (PCAS) e Imagina al presupuesto, que previsiblemente será aprobado definitivamente el viernes. Foronda insiste en que la mayoría de las exigencias ya están contempladas

El PARTIDO CASTELLANO (PCAS-Burgos) reclama un Presupuesto provincial comprometido con el Internet Rural, la lucha contra la despoblación y la democratización de la Diputación para 2017.

El PARTIDO CASTELLANO (PCAS) ha presentado Alegaciones a la aprobación provisional, por el Pleno de la Corporación Provincial celebrado el 2 de Diciembre de 2016, del PRESUPUESTO GENERAL DE LA DIPUTACIÓN PROVINCIAL DE BURGOS para el ejercicio 2017, que apuestan por garantizar el Internet Rural de calidad en todas las localidades de la provincia, en combatir la despoblación y en avanzar en la democratización de la Diputación Provincial y en su territorialización en las diferentes comarcas burgalesas. El PARTIDO CASTELLANO (PCAS) considera que estas cuentas para 2017, incluidos los presupuestos de la propia Diputación Provincial, del Instituto para el Deporte y la Juventud (IDJ) y de la Sociedad para el Desarrollo de la Provincia de Burgos (SODEBUR), por un total de 117 millones de euros, no van a servir para resolver ninguno de los graves problemas estructurales que sufre el medio rural burgalés, el deterioro de la prestación de servicios públicos básicos para la población, la carencia de infraestructuras, el envejecimiento poblacional y el éxodo juvenil, la dinamización social de las comunidades rurales, el fomento de prácticas transparentes, democráticas y participativas o la atracción de inversiones sostenibles. Así, los castellanistas reclaman un cambio del modelo político provincial, sustituyendo las Diputaciones Provinciales, instituciones obsoletas, caciquiles, ineficientes y decimonónicas, meros instrumentos de control del territorio y de la población, por entidades democráticas, más pegadas a la realidad de las comarcas.