Se encuentra usted aquí

Inicio

Dos años de Lacalle como Alcalde, dos años de monotonía.

Los castellanistas burgaleses han querido, en este momento, analizar la actuación del PP en el Consistorio, en los últimos 24 meses.

Si el mandato 2011-15 se recordará por la catastrófica gestión de Lacalle en el malogrado bulevar de Gamonal, y la dimisión de dos de sus concejales por presuntos actos de corrupción, el periodo actual también cuenta con “un culebrón” como el “Caso Gómez”, que abandonó su puesto como miembro del equipo de Gobierno, dejando en una situación muy delicada al grupo mayoritario del Consistorio. Tampoco podemos pasar por alto la sombra que deja la desastrosa gestión de los fondos de la Red Civinet.

Comencemos por analizar los proyectos atascados desde hace meses, incluso años. No se ha llegado a ningún acuerdo, con el Ministerio de Fomento, en relación a los sobrecostes del desvío ferroviario, a pesar de los reiterados anuncios de Lacalle. En lo referente al tren directo Burgos- Madrid por Aranda, ha decidido, ante el glamor popular, unirse a la petición de reapertura, al menos en Burgos, sus Senadores y Diputados, miran para otro lado. El autobús municipal sigue sin llegar a la puerta principal del Nuevo Hospital, a pesar de las peticiones de la sociedad burgalesa, e incluso del Procurador del Común a requerimiento del PARTIDO CASTELLANO (PCAS); por no hablar de la eternamente pospuesta reforma de la Red de Autobuses Urbanos. El espacio de ocio de la antigua estación, se inauguró en plazo “por los pelos”, y no exenta de polémica, al intentar trasladar  a ésta los contenidos del espacio del G-9.

Suma y sigue, la Oficina de Captación de Inversiones, no ha atraído a Burgos ni a una gran empresa.

Otro de los rotundos fracasos de Lacalle, es la gestión realizada con el aeropuerto de Burgos, después de los fiascos (Good Fly, Leonair; etc.), el aeropuerto no sólo no ha conseguido consolidar alguna línea regular, sino que ahora ni siquiera cuenta con vuelos ¡ni un charter!, no se ha desarrollado el transporte de mercancías, y no ha atraído un solo turista.

Capítulo especial merece la nula defensa que el PP, y su cooperador necesario el PSOE, han realizado en defensa de los intereses de la ciudadanía plegándose a los intereses de los Bancos en las negociaciones de los Consorcios del Desvío y Villalonquéjar. Respecto a Villalonquéjar los castellanistas ya propusieron, el pasado otoño, que se igualasen los precios de suelo de los polígonos de Castilla y León,  ya que la Junta está publicitando la oferta de suelo en sus polígonos a partir de 6 euros, con bonificaciones de entre el 42% y el 57%, además de otras ventajas. Sin embargo, en los polígonos industriales públicos de Burgos el precio ronda los 50 € metros cuadrado.

La política cultural produce sonrojo, se crean diferentes recintos, Plaza de toros cubierta y cubierta del Monasterio de San Juan, para después que en el primer caso no existan prácticamente actividades, y en el resto los días de ocupación sean mínimos (Teatro Principal, Teatro Clunia, Casa Cultura de Gamonal, Auditorio, …). Por otro lado los datos, ofrecidos hace unas jornadas sobre la actividad Congresual en Burgos producen vergüenza ajena, reconociendo el propio alcalde que sólo el 13%,43, se celebraron en el Palacio de Congresos.

Para finalizar recordar la ausencia de políticas efectivas de Juventud, Medio Ambiente, Cultura o Mayores, "qué sencillamente están desaparecidas", concluyeron los castellanistas. 

 

Share