Se encuentra usted aquí

Inicio

Los Presupuestos Generales del Estado para Burgos.

Recientemente han sido aprobados por el Consejo de Ministros, y remitidos al Congreso para su discusión, las propuestas del PP y de Ciudadanos para aprobar los Presupuestos Generales del Estado para 2017, por parte del Gobierno Central, las cuentas de los diferentes ministerios, las inversiones más prioritarias, la materialización en números de las ideas políticas. Los castellanistas burgaleses ya han considerado que dotan insuficientemente las actuaciones e infraestructuras imprescindibles para la provincia de Burgos, y que olvidan completamente otras, frenando las posibilidades de recuperación económica para Burgos este año 2017 y condenando a gran parte de nuestro tejido social, a seguir en paro o a emigrar por falta de alternativas de futuro en nuestra provincia. 

La realidad de las cuentas que nos ofrece Rajoy son claras: las inversiones previstas por el Gobierno Central en Burgos, que se establecen en 161 millones de euros, son un 43% menos que en 2016 (hay que recordar que en 2010, en plena crisis se presupuestaron 297 millones de euros), no va a servir de impulso público a la reactivación económica y a la creación de empleo al ritmo que la provincia de Burgos necesita. Algo que se verá especialmente agravado por la histórica realidad de que el Estado solo ejecuta realmente en Burgos un porcentaje inferior al 50% de las cifras inicialmente presupuestadas.

Analizando con atención el proyecto de Presupuestos del Estado pactado por Ciudadanos y el Partido Popular, vemos que solo dota en la provincia de Burgos dos actuaciones con una financiación significativa para 2017: la alta velocidad ferroviaria Valladolid-Burgos (con 34,2 millones de euros), y los 27,3 millones de euros de la Presa de Castrovido. Ambas actuaciones debían estar terminadas hace casi cinco años, y solo sus continuados retrasos hacen que se puedan mostrar algunas inversiones estatales en la provincia este año. El resto de las infraestructuras burgalesas (y hay que recordar que el Gobierno Central no ha ejecutado más de diez kilómetros de autovía en la provincia en más de veinticinco años) son dotadas con cifras ridículas, lo cual permite garantizar que no comenzarán las obras de las tres grandes autovías pendientes en la provincia: la autovía del Duero, la A-11, la Autovía de Burgos a Aguilar de Campoo, la A-73 y la autovía de Logroño, la A-12.

Es preciso recordar que el Gobierno del PP y sus aliados de Ciudadanos olvidan de manera absoluta algunas inversiones imprescindibles para Burgos, como son el ferrocarril directo Madrid-Burgos, la progresión del AVE de Burgos a Vitoria conectando con la Y- Vasca, el Valle del Ebro y Francia, el Archivo Histórico-Provincial, la ampliación del Museo de Burgos, las actuaciones de desarrollo económico en el entorno de la Central Nuclear de Garoña o inversiones de reindustrialización en Miranda de Ebro y sus entorno, la comarca más afectada por cierres industriales de toda Castilla y León.

En unos años, en que tras la crisis del ladrillo hemos suspirado por otro modelo de desarrollo, los castellanistas consideramos sangrante que los ministerios de Economía y Competitividad (Ciencia e Innovación), o Industria, Energía y Turismo no hayan previsto ninguna partida presupuestaria en inversiones para la provincia de Burgos en 2017.

Tampoco hay dinero para nuevas tecnologías, para energías renovables, para I+D+i, ni para un nuevo modelo productivo para nuestra economía, ni para la urgente reforma de los ruinosos acuartelamientos de la Guardia Civil en la provincia, ni para Educación, ni para Deportes, ni para el Patrimonio Monumental que se nos cae a pedazos, ni para nuestros Espacios Naturales cuya función de sumideros de carbono beneficia a todos.

Desde el Partido Castellano (PCAS) hemos tildado de lamentable que el Gobierno de Rajoy haya sido totalmente insensible al clamor social en favor de medidas contra la despoblación rural, mostrándose incapaz de crear un Fondo Estatal en favor de las comarcas más despobladas de España, dentro de las cuales desgraciadamente destacan las aragonesas y las castellanas. E igualmente, que haya sido incapaz de dotar económicamente la extensión del internet de banda ancha a todo el territorio, una infraestructura básica y barata para que nuestros pueblos puedan entrar en el siglo XXI y acoger a neorrurales y emprendedores.

Finalmente, alabo la intención del Partido Castellano (PCAS) de realizar un intenso trabajo de estudio de la propuesta de PGE 2017 para materializar una activa política de enmiendas a esta propuesta de Presupuestos del Estado, para mejorar las inversiones destinadas a Burgos, superando su sumisión partidista y optando por priorizar los intereses de los burgaleses y de Burgos y su provincia, trabajo que se vehiculará a través de los diputados de Compromis, socios de los castellanistas en la Cooperativa Política Primavera Europea.

Share